CARTA ESCRITA POR UN FAMILIAR DE UNA PERSONA CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL DE NUESTRA RESIDENCIA

Escuchar

02/10/2012

Queremos compartir con todos una carta que hoy una hermana de una persona de la residencia nos ha remitido a la entidad.

     
  "La situación socioeconómica del país da para muchos contrastes. Desde aquellos que parecen distantes y exentos del esfuerzo colectivo, al drama dolorísimo de quienes no pueden contribuir a levantar la situación por la sencilla razón de que llevan años intentando incorporarse al mundo del trabajo y no pueden.  
 

Sobre lo anterior, obvio y muy machacado, quiero comentar otra figura del panorama real, la de quien trabaja y no cobra... Los centros concertados con la Administración para la atención de discapacitados y minusválidos psíquicos no cobran desde hace unos meses. Los trabajadores de esos Centros tampocon cobran. Pero siguen día a día con su tarea, difícil y dura, con una profesionalidad y entrega personal, que no tiene ni el reconocimiento social mínimo, ni siquiera, por lo visto, el elemental de la retribución económica por el trabajo hecho. Como no podría ser de otra forma, entre personas de esa valía, la solidaridad interna les ayuda a soportar - ¿hasta cuando?- el trance. La situación compromete primero a los discapacitados, luego a esos trabajadores y también a las familias de los asistidos, sin capacidad operativa para atenderlos y cuidarlos tan dignamente como hacen esos profesionales.

En algún sitio debe estar el error porque las discusiones abstractas enmascaran la realidad. La realidad es esa, por lo menos en el Centro Mater Et Magistra de San Juan/ Mairena, en Sevilla."